Saltar al contenido
Protegeme

Los 7 virus más peligrosos de la historia

¿Cuales han sido los virus informáticos que más daños han causado a los usuarios? ¿A cuanto ascienden las pérdidas generadas en las empresas por culpa de las infecciones? A continuación, os ofrecemos una curiosa lista de los virus más escurridizos y dañinos de la historia.

Quién sabe qué es lo que mueve a los hackers para crear nuevos virus y amenazas de seguridad informáticas, pero lo cierto es que en la última década se ha producido un  crecimiento exponencial en el número de códigos maliciosos que circulan por através de Internet y los dispositivos portátiles de almacenamiento.

Sasser (2004)

La historia de este virus comienza cuando un joven alemán decidió celebrar su 18 cumpleaños por todo lo alto propagando este poderoso virus, el cual llegó a afectar al sistema de comunicaciones vía satélite de Francia, dando lugar a la cancelación de numerosos vuelos de varias compañías aéreas de primer nivel y causando unos daños que en su día se estimaron en torno a los 10 millones de dólares.

La particularidad de este código malicioso es que no requería de los usuarios para difundirse, ya que Sasser se replicaba automáticamente cada vez que se topaba con un sistema operativo Windows 2000 o XP que no había sido convenientemente actualizado.

MyDoom (2004)

Muchos usuarios de Internet recordarán todavía con angustia la fecha del 26 de enero de 2004, cuando el virus MyDoom consiguió ralentizar el rendimiento de la red en un 10 por ciento y el tiempo de carga de las páginas en un 50 por ciento.

Este virus, que estaba programado para autodestruirse el 12 de febrero del mismo año, se propagó por millones de ordenadores a través del correo electrónico y las carpetas compartidas de los usuarios de la red Kazaa.

Bagle(2004)

Desde que comenzase su andadura en la red, el virus Bagle y sus más de 100 variantes han producido más de diez millones de dólares en daños. Ese poderoso gusano sigue utilizando hoy en día un mecanismo tradicional de propagación, basado en la transmisión de archivos infectados a través del correo electrónico.

La peligrosidad de Bagle radica en que cuando el código malicioso penetra en el sistema, éste abre automáticamente un puerto TCP que puede ser utilizado por los hackers de manera remota para acceder a la información personal del usuario.

Sobig.F (2003)

El verano de 2003 es recordado por muchos profesionales de la informática como uno de los peores meses en materia de seguridad. El Sobig.F, variante más destructiva del gusano Sobig, fue liberado el 19 de agosto de 2003 logrando replicarse más de un millón de veces en las primeras 24 horas.

La compañía Microsoft llegó a ofrecer en su día un recompensa de 250.000 dólares a quien identificase al pirata que había escrito el código malicioso. Cantidad que se queda pequeña en comparación con los más de 5 billones de dólares en pérdidas que Sobig.F provocó entre las empresas de todo el mundo. El fatídico éxito de este virus radicó en que se transmitía automáticamente después de su activación, la cual se producía al abrir los archivos ‘pplication.pif’ y ‘thank_you.pif’, que se encontraban adjuntos en un correo electrónico.

Blaster (2003)

También durante el verano de 2003 tuvo lugar la propagación del virus Blaster que, en tan solo dos días, logró infectar a millones de usuarios. El código malicioso se transmitía gracias a una vulnerabilidad del sistema operativo Windows 2000 y XP. Al activarse, se abría un cuadro de diálogo en la pantalla del ordenador que avisaba sobre el apagado inminente del equipo.

ILOVEYOU (2000)

Este famoso virus camuflado como una carta de amor ha sido probablemente el que más difusión mediática ha tenido en la historia de Internet. Este potente gusano diseñado como un script de Visual Basic, se sirvió del astuto e irresistible asunto del correo electrónico para propagarse por los ordenadores de todo el mundo.

Este virus dejó más de 10 billones de dólares en empresas de todo el mundo, quedando su creador en libertad sin cargos por carecer su país, Filipinas, de una legislación sobre delitos informáticos.

Melissa (1999)

Probablemente el virus Melissa fue el primero de los grandes códigos maliciosos en propagarse a escala mundial, afectando según las estimaciones a un 20 por ciento de los ordenadores de todo el mundo y llegando a figurar en la portada de varios medios de comunicación internacionales.

El creador de este código malicioso diseñó una estrategia de difusión que se valía de Microsoft Outlook, reenviándose automáticamente a 50 de los contactos que figuraban en la lista del usuario. Melissa supuso un tremendo quebradero de cabeza para los ingenieros informáticos encargados de su erradicación y supuso más de 500 millones de dólares en daños.