Una nueva amenaza de seguridad se cierne sobre los sistemas informáticos de Oriente Medio

Una de las particularidades de este troyano, que dificulta notablemente la tarea de los ingenieros que están trabajando en su erradicación, es que muchas de las comunicaciones entre el código malicioso y los servidores de comando están escritas en lengua persa, lo cual complica seriamente el proceso.