¿Los virus informáticos atacan a las personas?

Parece una cuestión impensable, y aunque todavía no se ha dado ningún caso, una persona podría sufrir de forma indirecta el ataque de un virus informático ¿Cómo sería esto posible? Pues bien, los marcapasos, desfibriladores y bombas de insulina implantados en muchos pacientes son también vulnerables al hackeo. Tanto así, que hace un año, un pirata informático, que padecía diabetes, demostró ser capaz de controlar la bomba de insulina de otra persona, situada a corta distancia con un sistema programado por él mismo.

Según informan en muyinteresante.es, al poco tiempo de éste, otro hacker hizo una demostración similar con un maniquí portador de una bomba de insulina que consiguió vaciar desde su ordenador, situado a gran distancia de la víctima. Así, estos dispositivos son, al igual que otros, vulnerables a errores de programación y fallos de software.

En palabras de Álvaro González, de la empresa Kanteron Systems dedicada al software para dispositivos médicos,

“la premisa es que todo software tiene fallos humanos, aunque no lo parezca”.

En este sentido, González precisa que la “mala” interpretación de los datos por el software es

“un error humano al programar, la mayoría de las veces sin querer, unas veces es por despiste y otras, por pura negligencia”.

Sin embargo, las compañías están mejorando los sistemas de seguridad de este tipo de aparatos, incorporando elementos a prueba de ataques y de fallos en la programación. Además, los expertos sugieren también que se realicen auditorías externas de los códigos fuente, y también la incorporación de dispositivos de firewall que los pacientes puedan llevar colgados del cuello.

La legislación también deberá adaptarse a los nuevos avances tecnológicos. La normativa que regula los dispositivos médicos data de 1990, 1993 y 1998, por lo que es necesario actualizarla. La Comisión Europea espera adoptar nuevas medidas en 2014, que entrarán en vigor entre el 2015 y el 2019.

Fuente: Muy Interesante

 

Deje un comentario