Los fabricantes de routers Huawei y ZTE investigados por espionaje

Según el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, las empresas chinas Huawei y ZTE son “una amenaza a la seguridad nacional”, ya que presuntamente, los equipos que fabrican incluyen un sistema de espionaje que puede ser conectado a la red de telecomunicaciones. Hace años que se habla de una […]

Según el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, las empresas chinas Huawei y ZTE son “una amenaza a la seguridad nacional”, ya que presuntamente, los equipos que fabrican incluyen un sistema de espionaje que puede ser conectado a la red de telecomunicaciones.

Hace años que se habla de una ciberguerra entre Estados Unidos y China. Las tensiones entre estos dos países son constantes. Compiten en muchos campos, y sus diferencias políticas, sociales e incluso religiosas son enormes. Sin embargo, sus economías están más relacionadas de lo que podría pensarse, y el espionaje industrial está presente. Ninguno de los dos gigantes quiere que su rival tome ventaja.

Tanto Huawei como ZTE son acusadas de una “posible violación de las leyes de los EE.UU.”, así como de falta de cooperación en la investigación que este comité estaba llevando a cabo. En el informe se recomienda la exclusión de los productos y componentes de ambas empresas en operaciones de compra y que las compañías de telecomunicaciones norteamericanas busquen a otros proveedores para sus proyectos, ya que sus dispositivos “podrían” ser utilizados como elementos de espionaje. Malas noticias para estas empresas chinas, que estaban intentando incrementar su presencia en EE.UU.

Este verano se hizo público que las ventas de Huawei habían superado a Ericsson, pasando a ser el mayor fabricante del mundo en telecomunicaciones. En Estados Unidos las ventas conjuntas de las dos compañías suponen en torno al 7% del mercado. No están en peligro las ventas de móviles, aunque si la de routers y modems. Representantes de la empresa Huawei consideran que todo el revuelo que se ha montado entorno a este asunto, responde a una estrategia del gobierno de Obama para saltarse las directrices de la Organizacion Mundial del Comercio y perjudicar los intereses Chinos. Sin embargo, no es la primera vez que estas empresas son investigadas por este motivo. Ya ocurrió en la India y Australia, por motivos análogos, resultando en la prohibición total de operar en dichos países.

Deje un comentario