Clasificación de los virus, según su forma de actuación y métodos de propagación

Son muchos los malware que pueden afectar a nuestros equipos informáticos, pero todos ellos se clasifican en diferentes grupos, en función de la manera de actuar que tienen, y la forma en que se propagan. Así, la clasificación principal es la siguiente.

Gusanos: Son programas que se reproducen a sí mismos, y no requieren de un programa o archivo anfitrión. Este tipo de virus puede disminuir la capacidad de memoria principal o de un disco, y puede hacer más lento el procesamiento de datos. Algunos expertos no lo clasifican como virus porque no destruyen archivos y porque no requieren anfitrión para propagarse.

Bombas de tiempo: Son virus programados para entrar en acción en un momento determinado. Se ocultan en la memoria del ordenador o en discos, en archivos con programas ejecutables con las extensiones EXE y COM. Cuando llega el momento “explotan” exhibiendo un mensaje o haciendo el daño para el que fueron programados.

Caballos de Troya: Son virus que requieren ser copiados e instalados manualmente en el ordenador que será infectado, destruyendo la información del disco. Se introduce bajo una apariencia totalmente diferente a la de su objetivo final, al cabo de un tiempo se activa y muestra sus verdaderas intenciones.

Virus de ocultamiento: Este tipo de malware trata de camuflarse para evitar ser detectados y eliminados. Entre los mecanismos que usan para su objetivo destacan en el ocultamiento de ciertos archivos y directorios.

Virus Polimórficos: Se cambia a sí mismo cada vez que se propaga. Cambia su contenido en forma aleatoria y dificulta su identificación.

Retro Virus: Son los que atacan directamente al antivirus que está en el ordenador. Generalmente busca tablas de las definiciones de virus del antivirus y las destruye.

Virus Backdoors: Son conocidos como herramientas de administración remotas ocultas. Son programas que permiten controlar remotamente el ordenador infectado.

Virus falso o Hoax: Se trata de las cadenas e-mails que generalmente anuncian la amenaza de algún virus “peligrosísimo” (que no existe) y que por temor o para prevenir a otros se re-envía.

Fuente: Cyl Digital

Deje un comentario